Embarazo múltiple

Descarga los consejos que a mi me hubiese gustado que me dieran al nacer mis mellizos

Utilizalos como quieras, sólo son consejos de una mama superviviente a sus mellizos,... dos terremotos adorables.

Tras superar la noticia del embarazo múltiple, mi embarazo transcurrió con total normalidad, la verdad es que disfrute mucho de él.
Peembarazo multiple beadiaz blog.esro ya en la primera eco, nos confirmaron que se veían clarísimamente dos bolsas. nos preguntaron que método habíamos utilizado, refiriéndose a algún tipo de inseminación, la respuesta fue, pues hemos usado el método natural, el de toda la vida.

La noticia nos pillo de sopetón, ya que ninguno de los dos nos lo esperábamos, como comentaba en el primer post, nos fuimos a Croacia, pensando que estábamos embarazados de una niña, porque una niña??, pues sencillamente porque nos hacia ilusión. Nuria.

Claro, imaginaros, el shock, fue doble, nunca mejor dicho, por un lado venían dos de camino, y doble sorpresa ya que en principio no podíamos tener hijos. Pues menos mal. porque si llegamos a poder tener…

 

Esto fue para empezar mi embarazo múltiple

Tuve la suerte, bueno, ahora lo veo así, en aquel entonces me sentó como un jarro de agua fría, bien fría, congelada diría yo, me quede sin trabajo.

¿¿Quedar sin trabajo?? Qué manera mas diplomática de decirlo no?? Eso lo he dicho en muchas entrevistas de trabajo, para quedar bien y para poder defender mi curriculum delante de alguien que no me conoce y que mi vida personal le da exactamente igual.

Pero la cruda realidad no es otra que un despido procedente por causas económicas, casualmente una semana después de  comunicar a la empresa que estaba embaraza.

Ni preaviso me dieron, me hicieron recoger mis cosas, cuatro cosas, no soy de esas personas que tienen taza, fotos, notas y cosas de esas en el trabajo, nunca lo he sido, siempre me ha gustado separar el terreno profesional del personal, y me invitaron a irme.

Vamos que molestaba embarazada pero una vez que nacieron los pequeñines iba a molestar todavía mas y encina me convertía en, iba a decir intocable, pero no, mejor, poco tocable durante 12 años. Así queda mejor.

Deje allí el portátil, el móvil y firme un no conforme con mi carta de despido, una pataleta, ya que de poco sirvió, y para mi casa.

La suerte, como decía antes, por buscar el lado positivo a la situación, es que pude disfrutar de mi embarazado al 100%.

No tenia otra cosa mejor que hacer que cuidar de mi misma y de mis pequeños “angelitos”.

Ahora recuerdo aquellos meses con nostalgia y creo que me quede corta con eso de cuidarme, si lo llego a saber, si llego a saber lo que me depararía el futuro, anda que me cuido mas si cabe.

Mi embarazo múltiple, como decía, transcurrió con toda normalidad, sin imprevisto, hasta el final claro, que vinieron todos a la vez.

Hasta la semana 20 tuve los controles de un embarazo normal. pero a partir de la semana 24 ya me revisaban como embarazo de riesgo. Creo, que lo normal para embarazos múltiples.

Hasta la semana 31, todo fue fantástico. Con la salvedad de que mis dos hijas, Nuria y Paz, en la semana 24 o 25, no recuerdo exactamente la semana, mis dos chicas se convirtieron en dos colicas, Hugo y Nicolás. Dos niños fantásticos.

Ni nauseas, ni vómitos, ni malestar, ni hinchazón, ni mareos, nada. Mis chicos se portaban fenomenal, alguna patadita, pero nada más.

Los únicos síntomas que tenia, eso si, ha modo bestial era que tenia mucho sueño y mucha, mucha hambre.

El sueño, era fácil de solucionar, ya que estando en casa como estaba, me permitía el lujo de dormir, dormir, dormir, no sabia el significado de esta palabra hasta el 2 de enero 2012.

Raro era el día que amanecía antes de las 11 de la mañana.  Y siesta después de comer, vamos que no me privaba de nada.

Solo era molesto cuando esas incontrolables ganas de dormir me pillaban fuera de casa, porque de verdad os digo que era un calvario, era que si me picara el mosquito del sueño y no lo pudrirá controlar.

Por otro lado, las ganas irrefrenables de comer, de comer, cualquier cosa, aunque, evidentemente cuanto mas dulce y menos saludable mejor.

Me llevo mi buenas broncas por parte de mi ginecólogo, al cual en el quinto mes de embarazo y tras salirme bien la prueba fatídica del azúcar, le dije que no me pesara mas, que pasaba mucha hambre y que a mi el hambre me pone de mal genio y ese mal genio se transmite a los bebes y los estresaba y eso no podía ser.

Así que a los 15 kilos en el quinto mes, deje de pesarme. Es por ello, que calculo que engordaría alrededor de los 16-17 kilos.

Pensareis que no es mucho lo que engorde al final de embarazo, que es cuando mas se engorda, por otra parte, pero es que en la semana 30 de embarazo, me ingresaron, y ahí ya todo se complico.

Por lo demás, todo fue sobre ruedas, ardor en algún ocasión puntual, estreñimiento, ganas de mear cada diez minutos y poca cosa mas.

Cero estrías, que era lo que mas temía, no he tenido ni una, eso si, me pasaba todo el día embadurnada en crema nivea y en aceite de rosa de mosqueta. Mano de santo. Os lo recomiendo. Crema nívea del bote azul, el de toda la vida, mezclado con unas gotas de aceite de rosa de mosqueta, yo las compraba en Mercadona.  El aceite de almendra he oído que también va muy bien.

Y hasta aquí, mi embarazo múltiple, y con aquí, estamos hablando de la semana 30 que me toco ecografía y estaba todo divinamente, los dos se desarrollaban según la semana de gestación, y ya estaban hasta bien colocados para poder ser parto natural, que es la idea que yo tenia.

Pero como decía en mi primer post, lo que tu creas, pienses o decidas en este tema, la vida se lo pasa por donde la espalda pierde su nombre.

Y nada de eso paso, pero os lo cuento en el siguiente post, que si no me extiendo demasiado, y me lio, me lio y no paro.

Espero os haya gustado y espero en comentarios que compartáis vuestras experiencias con todas las mamas y futuras mamas. Ya que cada embarazo es diferente cada historia es diferente, espero conocer las vuestras.

Si te gusta compártelo

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: